Vivir en demasía

Todo en ella eran excesos.
Se movía en los lindes extremos con la impunidad que concede la inconsciencia. Paseaba entre ellos descarada y desafiantemente, sin pudor ni alevosía.

Desde los rasgos que vestían sus ojos, excesivos y penetrantes, los pómulos agresivamente bellos, sus labios carnosos e indoctos, hasta la piel que la desnudaba con osadía.

El timbre de su voz. El umbral de sus dudas. La cadencia de sus caderas. La imprudencia de su risa. Excesivamente inconfundibles, determinantes. Extremadamente seductores y vulnerables. Sin escalas. Sin matices. Sin otra acepción que aceptarla en su plena asimetría. Completamente llena y vacía.

La huella de su afecto, sin reservas, de su fidelidad, de su esencia. Sus abrazos interrumpidos, ni siquiera ellos escapaban del derroche de sus intenciones. Su insistencia. Su implicación, su entrega.

El margen de sus errores, la sombra de sus miedos. La curva de sus equivocaciones, y el llanto que las anunciaba. El tiempo de anticipación, la latencia de sus reacciones, la capacidad de previsión, la temperatura de sus decisiones. Los ángulos de sus juicios, los recodos de sus ‘sentencias’. La sinceridad que le quebraba el aliento, cuando perdía la paciencia. Y hasta el eco de su inconfundible carcajada.

La dulzura de sus silencios, los centímetros de sus piernas. La inocencia que se escapaba sin lugar a dudas. La negrura de su melena, y la pasión con la que la mecía.

Lo bueno y lo malo, para bien y para mal, sacuden su alma con perfidia. La sensibilidad extrema con la que siente y padece.

Todo en ella son excesos, y los excesos vaciarán sus días, por querer beberse la vida sin tregua, por sentir en demasía.



12 Comments

  1. nori says:

    Que maravilla Grela.
    Y sabes en algunas cosas me siento identificada. Un beso y Gracias

  2. May says:

    Qué joya de texto, qué vitalidad torrencial!

  3. Rey says:

    Gracias… Porque la vida sin excesos no tiene sentido… Es como guardar dinero y morir sin gastarlo… Quiero vivir y no que me cuenten la vida.
    Muy bello texto.

  4. Nati says:

    Tengo la sensación que me resulta cercana esa descripción.
    Hermosa y sentida. Llena de excesos. Completamente llena y vacía.

    Un beso rubia

  5. alice says:

    Sensacional, que manera de escribir.
    mis respetos, me quede sin habla, digiriéndolo.

  6. Ruth says:

    ‎..vivir en escala de grises, vaciar los llenos y llenar los vacios en la búsqueda del equilibrio…
    mostrar sentimientos de manera transparente, dejar fluir la energía..porque todo lo que se contiene por exceso o por defecto..termina desbordado..
    …vivir cada momento…la vida es un instante..
    ójala lo consiga 😉

  7. Blanca Isabel Quintero Rodríguez says:

    De lo sublime a lo humano con sutil elegancia y decoro.
    Excelente Grela, bravisimo

  8. Vivo en demasía ... says:

    Muy bueno, muy muy bueno tu escrito.

  9. José Ernesto says:

    Increíble descripción de una vida así sin prisa sin límite sin medida…en “demasía”me cansé de encontrar en el recuerdo quién encaja a perfección son tantas y tantos los recuerdos…gracias Grela bella y atrayente prosa….ROBA sin duda la atención de los sentidos…

  10. Susu says:

    Impresionante como siempre, me ha encantado, no se pq en algunos momentos me gustaría poder vivir asi…

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *