Sonia Ezquerra

Los dramaturgos escriben historias para ser representadas, los cineastas las dirigen, otros las visten, las ambientan, las fotografían y hasta las convierten en música. Los actores, los buenos actores, son los que consiguen tridimensionarlas, y hacer que cobren vida a través de su cuerpo y voz.

La capacidad de despertar emociones, y llevarte de un extremo al otro cabalgando por ellas, es un talento que pocas personas tienen. 

Sonia Ezquerra tiene ese don, y lo ejerce con tanta naturalidad como generosidad. 

El trabajo de una actriz antes de ponerse delante del público es tan intenso que solo se puede hacer desde el más absoluto respeto y amor por su profesión. El reto era poder transmitir en imágenes esa honda  virtud que ella posee; la de hacer sentir. La de despertar(te) la piel hasta erizarla con su expresión.

Cuando le propuse que formara parte de este proyecto, Sonia aceptó casi sin pensarlo. Porque el entusiasmo es una condición biológica en ella. Y quizás también porque compartimos un lenguaje vital, un código común, una mirada ante las cosas y las personas. Una actitud creativa que nos identifica y conecta irremediablemente. Y que hizo sin duda que esta sesión fuera especialmente intensa y vivida. La reímos y la lloramos juntas. 

Fue un placer compartir una vez más su metamorfosis escénica  y fotografiarla.

 Es mujer. Es actriz. Crea

.

 

Texto y fotografías © Grela Bravo

#mujeresquecrean

 

 



Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *