Colorear

No sé si será la experiencia, que siempre suma, o el intransitivo estar, pero cada vez encuentro más metáforas para entender –si acaso se consigue- el universo  de los Sentimientos. Sí, Sentimientos en mayúsculas. Hay cosas en esta vida que deberían incorporar el imperativo gramatical de referirse a ellas en mayúsculas.

(..)

Una improvisada visita a la Galería de un amigo, este fin de semana, me permitió robarle algunas instantáneas de sus obras. Después en casa  revisándolas, y observando su habitual y personal uso del color en todos sus adjetivos, se me ocurrió que…

… quizás los sentimientos son el círculo cromático de nuestros estados. Y de los primarios, con la mezcla  precisa, única y exclusiva, nace la infinitud del resto de sentimientos, matizados en una paleta progresiva de experiencias y vicisitudes. El material de las circunstancias (como el lienzo, la seda o el papel donde los volcamos) le conceden la tonalidad que los hace personalísimos, particulares, distintos. Como una marca de agua en nuestras vidas.

Así  las emociones básicas; Ira/Miedo, Tristeza y Alegría (Rojo, Amarillo, Azul)  guardarían en ellas mismas la posibilidad de todas las demás. Respirando en la franja exacta donde se combinan, se mezclan, se confunden y difuminan. El Violeta de la Afectividad, la intuición, la empatía… El verde de la solidaridad, la determinación, que cuando pierde la luz suficiente del amarillo se torna egocéntrico, testarudo, celoso. Y así hasta dibujar un abanico de matices casi, casi ilimitado.

Todos los sentimientos pueden darse, unos nos llevan a otros. No hay dos momentos iguales, como nunca la combinación de pigmentos resultará una experiencia exacta. A veces sólo con la intensidad podemos cambiarlo todo. Y si lo desnudas de los demás, el impacto que evoque será también único y distinto. Algunos precisan inevitablemente de su complementario para poder existir. Aunque podrían ser solo una ilusión perceptiva…

Como el tinte del color, los sentimientos se ven afectados por todo. La mano que los proyecte, la energía del trazo que los dibuja, la base sobre la que se muestren, el momento, la luz, la temperatura… Son plásticos, casi infinitos, aunque agotar las posibilidades los satura. A veces lucen, a veces ilustran. En ocasiones son como el blanco más vacío. Oscuros como el negro más frío. Visten el momento, o lo desnudan. Algunos apenas se intuyen o insinúan. Y son el toque oportuno de una escena que sin ese punto se apagaría.

Quizás sea eso, tan solo eso, la insaciable búsqueda del artista. Traducir lo que siente. Narrarlo en colores. Quienes así lo escogen o deciden parece que quisieran participar de la obra de sus días. Y perseveran en el intento. Mientras otros sólo miran, anhelan, envidian o admiran. A veces les provoca intentarlo… y

 … si ese fuera el secreto de la vida? y si sólo bastara colorearla para vivirla …

 



8 Comments

  1. mònica mauri says:

    Yo tengo un amigo que siempre viste de negro porque atrae la luz, la luz que da vida, da alegría y energía. Y tengo otro amigo, que de igual manera viste de negro, pero es un homenaje a tod@s los que cayeron en busca de la libertad, por aquél que sufre, por aquél que lucha…

    Los colores, los sentimientos, tú misma lo has dicho “el negro más frío”, nunca escuché tal adjetivo a este color, todo es cuestión de con que ojos lo miras…
    Gran post!

  2. Manuela Gil says:

    ¡¡ Genial!!
    Una bella relación estrechamente vinculada, yo diría inseparables. Al igual que la música cada sentimiento tiene su color, su música, su luz, su sombra y justamente cada uno proyecta en la vida en función de los colores que siente dentro.

    Un abrazo princesa

  3. Carmen Nikol says:

    Es curioso cómo suena a imperativo el sentimiento que cada color provoca. A mí, me hacen sentir cosas distintas a las que mencionas. Pero, ningún color me hace sentir lo que me hace sentir el sonido de tu voz o tus ojos, tu expresión. Aunque sean de un azul maravilloso, no creo que sea eso.

    (Por otra parte, me gustaría relacionarlo con el caso del inglés-catalán que no puede ver más que blanco y negro. Y ha conseguido generar arte a partir de su limitación. Lleva un tercer ojo que identifica los colores con sonidos. Y, para él, ir al supermercado es mucho más estimulante que ir al bosque, a la playa o a “preciosos” parajes para la mayoría de los humanos. Vale la pena conocer su caso. Salió en el programa de Puncet, como muchos sabéis. Tú, seguro.)

    Te extraño y me encanta leerte. Hoy especialmente porque ayer mismo otra persona me dijo que hablaba raro. Y pensé: “eso es porque no has escuchado a Grela”.

    Un enorme besito

    Carmen

  4. Susana Ib says:

    En los colores siempre han estado los estados de animo, yo cuando estoy alegre me visto mas clara, incluso ando con mas seguridad y el dia que estas mas apagado, te vistes mas oscura, mas tapada…

    Yo siempre he visto sentimientos en los colores, no se ponerlo “hablando raro” como tú, pero es que para eso hay que tener color…

    Un beso preciosa!!

  5. May says:

    Maravilloso Grela. Me ha encantado. Abducida por los colores, las mezclas que dan el punto de color exacto, el lienzo que es la vida y los rayos de sol que la nublan o estabilizan. Sin duda vivir, es colorear…ya lo decía Toquinho…

  6. Pilar Noguera says:

    Ainsss querida Grela, las emociones…esas que tantas veces no controlamos y nos juegan malas pasadas, y ahora vas tu y las coloreas, como siempre soberbio!!!!!

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *